Lo más cerca que estuvimos de Golden Rock

img_1166

Después de toda la nochevieja en lo alto del monte Zwegabin y del madrugón, no nos quedaban muchas energías para hacer autoestop hasta Kyaikto y la oferta de 3000 kyats con asientos privilegiados en el techo de un pequeño autobús no la pudimos rechazar.

Tumbados cual marajás del mochileo disfrutamos de la brisa, unas vistas privilegiadas y una larga siesta bajo el sol de Myanmar.

Resultado: muy chula la experiencia, pero llegamos deshidratados y con la cara totalmente achicharrada, muy predecible teniendo en cuenta el solazo que hacía.

vlcsnap-2017-02-17-18h20m42s709

Viajando en el techo del vehículo camino a Golden Rock

Los alrededores de Golden Rock

Nos bajamos en Kyaito, pero nuestro destino era Kinpun (a 5 km). El pueblo en el que se encontraba la Roca Dorada (no puedo evitar tararear la banda sonora de Indiana Jones cada vez que la nombro).

Después de caminar un rato y sacar los pulgares arriba, en 10 minutos un coche conducido por un chofer y los cristales tintados, paró. Dentro un holandés y una birmana se dirigían a nuestro destino, PERFECTO.

Habíamos leído y escuchado que era un lugar muy concurrido y turístico, pero nos sorprendió ver que el 98% (me atrevo a decir) de la gente era birmana. Fieles visitando uno de los lugares de peregrinación y culto budista más importantes del país.

Tenemos que entonar el “mea culpa” por suponer que con turístico se referían al propio del sudeste asiático.  Aquí no había extranjeros color rojo cangrejo, ni gente con gorros y camisetas de cervezas locales, tampoco subía nadie en el camión cerveza en mano, ni chicas en biquini y chicos sin camiseta haciendo la peregrinación al templo. Era un turismo local, donde todo estaba hecho por y para el birmano, lo cual nos encantó.

Todo estaba lleno de puestos de comida, juguetes, artesanía y demás objetos de consumo mayoritariamente local. Era todo un vaivén de autobuses, mini autobuses, furgonetas y coches; repleto de gente disfrutando de los mercados y de peregrinos preparados para hacer el camino.

img_0730

Juguetes birmanos: camiones, coches y pistolas hechas de madera.

Problemas con el alojamiento

Buscamos y rebuscamos algún hostal barato, pero en muchos no aceptaban extranjeros (ya explicaremos el porqué). Al final, dentro de la escasa oferta de hostales la duda surgía entre dos.

Pero tuvimos un malentendido con los precios: nos dijeron en un lado 15 y en el otro 12, sobreentendimos que se referían a kyats (15.000 y 12.000) y no 15 y 12 $ americanos. Al final, nos terminamos quedando en el más caro de los dos debido a que el dueño del hostal “barato” no nos pareció digno de tener clientela.

Habíamos escuchado que muchos hostales y hoteles te daban el precio en dólares en vez de en la moneda local (kyats), y en caso de no tenerlos te hacían la conversión que a ellos les venía en gana. Pero en Pha-An no nos había pasado así que nos pilló desprevenidos.

–          Son 12

–          ¿12.000 kyats? ¡Genial! ¡Como estos!

–          No, no. 12$, ¿Cómo van a ser 12.000 kyats?

–          Eh… no sé… ¿Tal vez porque es tu moneda? Llámame loca…

img_0754

Templo de los alrededores de Kyaikto

Instalados y… ¿preparados?

Supuestamente amaneceríamos pronto para caminar los 11 km que nos separaban de la Golden Rock pero… esa mañana se nos pegaron las sabanas, la alcachofa de la ducha y hasta las tostadas.

En el desayuno nos entretuvimos con la fuerte discusión entre unos franceses y el manager del lugar. Cierto que las maneras fueron incorrectas y el tono demasiado elevado, pero se quejaron con razón. Los del desayuno se negaban a darles una tostada más después de pagar 30US$ (sería una habitación buena, entendemos). Cuando para más inri, el agua caliente no funcionaba, la electricidad se fue, no había wifi…

En fin, que entre gritos y tostadas, para cuando empezamos a investigar qué bus debíamos coger esa noche para llegar el día siguiente a Pyay (nuestro siguiente destino), se nos hizo tarde.

Aun después de evitar  al personal del hostel (que nos intentaban timar y cobrar más del doble),  nos costó una barbaridad que nos dieran la información necesaria para organizar el viaje. Solamente queríamos evitar dormir en Rangun (la capital).

Al final, teniendo en cuenta las combinaciones, el último autobús que podíamos coger era el de las 16:00. Ok, momento de echar cuentas:

–          11km de subida y otros 11 de bajada, más el tiempo que pasemos ahí…

–          No,  no es compatible con nuestros planes.

–          Bueno, pues tendremos que subir en autobús, si queremos hacerlo rápido…

–          Han dicho que es hora y media de trayecto…

–          ¿Hora y media para 11 km?

–          Eso dicen… es Myanmar. Así que un poco justos…

img_5993

Mujer en el marcado pesando los alimentos con una balanza.

Definición de hacer el canelo

Teniendo en cuenta que no había mucho tiempo, el precio del autobús hasta la roca (encarecido en el último año) y la entrada… nos estresáramos un poco y decidimos no subir. (El quedarnos un día más ni nos lo planteamos debido a los 28 días de visa).

Así pues, efectivamente, hicimos el canelo y aun estando a tan solo 11km nos quedamos sin ver la Golden Rock. Esta fue una de esas situaciones y decisiones que uno no se espera durante el viaje, pero debido a las circunstancias que te envuelven te inclinas a tomarlas.

Pero bueno, como teníamos tiempo decidimos pasear por el pueblo y disfrutar de puesto en puesto hasta que llegara la hora para tomar el autobús en dirección Rangun para hacer el transbordo a Pyay.

Nos esperaban dos autobuses hasta llegar a nuestro destino (más de 12 horas de viaje) y yo aún no sabía que me esperaba una de las peores noches del viaje. 

img_5979

Nos conformamos con ver la Golden Rock en las camisetas.

Gracias por leer este post. Esperamos que te haya gustado.

Si quieres saber algún dato útil sobre Kin Pun y la Golden Rock: qué hacer, dónde comer, dónde dormir, como llegar… no te pierdas nuestro guía: Golden Rock, lugar de Peregrinación.

Y si te ha gustado y quieres ser el primero en enterarte de nuestras aventuras dale al like, comparte y suscríbete.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *