Bagan, Entrance Fee

img_1204

Bagan es sin duda alguna uno de los lugares más alucinantes de todo el sudeste asiático. Más de 2.200 templos, pagodas y monasterios centenarios repartidos en 140 km2 . Una increíble creación humana del IX – XIII al alcance de cualquiera que se acerque a estas tierras… Eso sí, por un módico precio.

Efectivamente, ¡lo has adivinado! Bagan es uno de esas partes de Myanmar donde hay que apoquinar algo de dinero si se quiere visitar. Al menos, en teoría.


¿Cuánto cuesta?

La entrada oficialmente son 25.000 kyats o 20 $US por persona.

Un caso más en el que por mucho que podáis leer que “es mejor pagar en la moneda estadunidense”, por la tendencia del dólar en los últimos tiempos, sale más a cuentas hacerlo en kyats.

Sin embargo, decimos “oficialmente”, ya que dependiendo el control en el que te paren (sobre todo si llegas en autobús), tal vez suban el importe a 30.000 kyats o 30$.  En ese caso no quedará otra opción que pasar por el aro, o el bus se irá sin ti.


¿Para qué sirve?

A cambio de la aportación obtendrás un carnet que te autoriza a visitar los templos de todo Bagan por un generoso periodo de tiempo de 5 días. Ironía modo ON. Entonces…

Si tienes tiempo y quieres tomártelo con más calma (por ejemplo estando una semana), tendrás que pagar otra vez.

Las normas dictan que sin el carnet no se puede cruzar al terreno de Bagan. Si lo consiguieras, no se te permitiría alojar en ningún lugar, ni pasar a los templos, pues “lo piden en todos los lados”.

Así pues, una vez lo tengas entre las manos, no te separes de él. ¡Que no se te olvide en el Guest House!

img_63d51

Pagodas de Bagan


Entonces… ¿Es obligatorio pagarlo?

En teoría sí. En práctica… no tanto.

Quien te cobrará esta tasa serán bien los policías en un control al llegar a Bagan, o el personal de seguridad que se encuentra en la entrada de los principales templos al atardecer. Puede que incluso en algunos albergues te exijan tenerlo para hospedarte (pero estos no están autorizados a hacer el carnet).

Obviamente, no os vamos a decir que una vez estés en el control policial les hagas un corte de mangas y salgas corriendo. Si ya te han identificado, toca apoquinar. Pero ojos que no ven…

Si llegas a Bagan en avión… PAGAS FIJO. En autobús… casi también. Pero, ¿y si no coincides con el control?

Haciendo autostop probablemente tus conductores no tengan la intención de pasarte por el control. Pero por si acaso… tú se lo puedes recuerdar y listo.

Si vienes en tren, la estación queda a 6 kilómetros de Nyaung-U y el control está aún por llegar. Nada más pisar la marquesina los taxistas te avasallarán, momento en el que tendrás que sacar tus mejores dotes de regateo para llegar a un acuerdo mediante el cual pagues algo más por el trayecto y evites el control. ¡easy!


Riesgos de no tener el carnet.

Riesgo en realidad, no hay ninguno. Lo peor que puede pasar es que te lo pidan, no lo tengas y te hagan pagar.

Pero ni mucho menos es como lo pintan: Hay muchos albergues donde no te piden el carnet (siendo ellos mismos los que te aconsejan y advierten para que no lo pagues). Y en la mayoría de las pagodas y templos, por no decir en un 98%, no hay ningún tipo de vigilancia (teniendo en cuenta que hay más de 2.000, un poco difícil sería tener a un guardia en cada una, ¿no?).

Los únicos lugares que tendrás que evitar son las pagodas y templos más famosos a la hora del atardecer. Momento en el que acuden los vigilantes. Aun así, En todos los templos hay 4 entradas y ellos solo se ponen en la principal. Por lo que andando un poco más, podrás entrar sin problemas.

img_1208

La mayoría de pagodas no tienen vigilancia


¿Y si te pillan?

Siendo cuidadoso, no deberían. En nuestro caso, en 4 días con la moto explorando los templos y alrededores, solamente fueron 2 ocasiones en las que nos pidieron las tarjetas. Ambas al anochecer. ¿Qué haces en ese momento? Bien sencillo, decir:

Lo siento, si yo ya he pagado una, pero no sabía que había que llevarla encima. La tengo en el hostel.

Si no, muchas veces simplemente hacerse el sueco, darse media vuelta y montar en la moto, suele funcionar.

Decimos lo de marcharse, porque pueden empezar a hacer preguntas. Como fue en nuestro primer caso. Os preguntaran cuanto pagasteis (25.000 kyats) y donde la conseguisteis (en el control policial cuando veníais en autobús)… Pero mejor evitar estas situaciones si no queréis que os inviten a pagar.

Pero si te cansas de andar haciendo chanchus, te reconcoma la conciencia, o tienes muchísimas ganas de visitar ese templo en particular, simplemente con preguntar ¿dónde puedo pagar la tasa? bastará para obtener tu carnet.


Ética viajera

Somos conscientes que este tipo de triquiñuelas puede chirriar un poco y chocar con ciertas éticas viajeras.

Lo que hemos expuesto en los párrafos anteriores es consecuencia a que si Myanmar es un país algo más caro de viajar que sus vecinos, no es por el precio de su comida, ni por el de los albergues, ni siquiera por el del transporte, si no por todas esas pequeñas o grandes tasas que poco apoco van instaurando a lo largo del territorio. Tasas, que a veces pueden hacer estragos en el presupuesto apretado de ciertos mochileros.

A parte de que te pueda parecer más o menos justo, a medida que vas conociendo el país uno se va dando cuenta de que de todas esas tasas, muchas van para particulares, monjes o directamente a los militares, siendo pocas las ocasiones en las que el dinero que aportas tiene una repercusión real en la zona.

img_12d48

¿repercusión real en la zona?

Tenemos que tener en cuenta la cantidad de dinero que supone 25.000 kyats en un país como Myanmar (una barbaridad), la repercusión y destino del mismo, y los criterios de selección sobre quién paga y quién no.

Qué raro que los de seguridad solamente revisen el carnet a los más blanquitos…

Por hacer un símil, aunque las comparaciones sean odiosas, es como si por el simple hecho de aterrizar en Roma (sin si quiera tener la intención de visitar ninguna ruina) te cobren en el aeropuerto 200 euros.

No estamos hablando de que esta tasa sea para ver algo en particular, es un dinero que piden a discreción: Llega al punto en el que lo hacen pagar por el simple hecho de que tu bus desde, por ejemplo, Chin State (al norte) pare en Bagan para cambiar de vehículo dirección Mandalay (oeste), aun ni estando pisando su suelo por más de 20 minutos…

Y todo esto, sin tener en cuenta que todo este lio es por un permiso que dura ¡5 días!. Que si quieres estar una semana con tu pareja, vas a tener que pagar casi 100$…

Por tanto,  cada cual que juzgue.

img_6599

Sea como fuere, DISFRUTA DE BAGAN

Esperamos que te haya servido de ayuda esta pequeña guía informativa sobre la entrance fee en Bagan. Si quieres saber más sobre nuestra experiencia en Bagan, no te pierdas nuestra sección bitácora: 4 días explorando pagodas en Bagan . O si estas planeando un viaje a este increíble lugar y necesitas información lowcost sobre qué hacer, dónde comer, dónde dormir o como llegar, visita nuestra guía: Bagan, 2.200 pagodas, un viaje en el tiempo y un millón de secretos.

Y si te ha gustado, no lo olvides: Dale al like, comparte y suscríbete.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *