15 consejos prácticos para ahorrar día a día viajando por el S.A.

Design(3)Todos sabemos que el Sudeste Asiático puede ser muy económico. De hecho se está convirtiendo en uno de los destinos más visitados por viajeros de todo el planeta debido a sus precios.

“Viaja por 5$ al día” dicen.

Pero esto, en algunas ocasiones, genera falsas expectativas que son demolidas cuando uno se enfrenta a la realidad. Y es que no todo el mundo está dispuesto a hacer los mismos sacrificios…

Ya sabemos que viajando se puede trabajar a cambio de acomodación y dietas, que hay quien ofrece su casa para dormir y que se puede viajar haciendo auto stop. Y si no lo sabes, tendrás que leer nuestro siguiente post.

Pero para eso hay que tener tiempo y ganas, algo de lo que no todos disponemos.

Por eso, lo que te presentamos hoy aquí son 15 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA AHORRAR VIAJANDO DÍA A DÍA. Pequeñas pautas que sumadas unas a otras harán una gran diferencia en tu presupuesto y así, tal vez, puedas acercarte a esas frases idílicas que te contaron sobre viajar por Asia con poco dinero.

Así pues, empecemos:


0.- Infórmate

Como siempre decimos, la información es poder y cuanto más sepas sobre el lugar más económico será nuestro viaje. Utilizando foros, páginas web y los consejos de otros viajeros sabrás cuánto es el precio real de cada cosa y así nunca pagarás de más.


1.- Mejora tu regateo

Si viajas al Sudeste Asiático vas a tener que aprender a regatear. Utilizar las técnicas adecuadas te ayudarán a ahorrar mucho en el día a día, además de pasar un rato divertido. Pero para hablarte con más detenimiento sobre este tema creamos el post: 15 técnicas para aprender a regatear. Consejos milenarios para conseguir el mejor precio en los alojamientos, transportes, comidas y compras.

Si quieres mejorar tus técnicas de regateao pincha aquí.


2.- Contrasta precios

A veces ni con las mejores artes de regateo conseguirás ahorrar tanto como podrías si no comparas precios. Tómate tu tiempo y contrasta el valor de lo que quieras comprar en diferentes lugares. Muchas veces con solamente andar diez pasos y aguantar medio minuto nuestras ganas de “tenerlo ya”, pagamos la mitad. 


3.- Agua: cada gota cuenta. Usa refill

El agua es un bien necesario en cualquier viaje por el Sudeste asiático. Durante nuestra estancia nos exponemos a altas temperaturas, por las que tendremos que estar bien hidratados y beber más de 3 litros al día.

Esto, con el paso de los días, puede convertirse en un problema para nuestro bolsillo si compramos siempre agua embotellada. Por suerte, en la mayoría de países existen máquinas de refill o agua purificada. Así que con que tengas una botella vacía y unas pocas monedas sueltas bastará.

Por ejemplo en Tailandia el litro de agua del 7 eleven cuesta 12TBH y en el refill solo es 1TBH. Además de ahorrar, ayudaras al medio ambiente reduciendo el consumo de plástico.

PDT: En países como Malasia o Singapur el agua del grifo es potable.

Además de ahorrar dinero, con el refill ayudamos al medio ambiente.


4.- Hazte con una resistencia y sobres de café.

Uno de los objetos más útiles en toda mochila es una resistencia. Con ella podremos calentar agua tanto para cafés, tés, chocolates… como para comer los típicos noodels precocinados. Estos los podremos comprar en cualquier tienda a precios muy económicos y nos dará una alternativa de desayuno/cena en los lugares más turísticos. Además de la libertad de poder tomar un café cuando nos apetezca.


5.- Desayuno mochilero

3 comidas al días y el desayuno si bien es de las más importante, también de las más caras en relación con la cantidad que ingieres. Por eso, una buena forma de ahorrar es haciendo tus propios desayunos. Compra cereales, galletas, bollos, fruta o leche y crea tus desayunos. Siempre será mucho más económico que en un restaurante.

En Nepal desayunábamos cada día por 30 cent cada uno: 250g de muesly  y ½ L de leche


6.- Come en sitios locales

En Asia comer en la calle no significa mal comer y mucho menos comer en menor cantidad. Los restaurantes están para los turistas y sus precios también, por lo que cuando viajes por el Sudeste Asiático no tengas miedo a comer en puestos locales/callejeros. Además de ahorrar bastante, tendrás la oportunidad de probar los verdaderos sabores del país y acercarte más a sus costumbres.

La mayoría de las veces el restaurante te cobrará más, por menos cantidad.


7.- Carnet de estudiante

¿Estudiante a los 35? ¿Quién dice que no es posible? En la mayoría de países del Sudeste Asiático disponen de descuentos para estudiantes en diferentes atracciones culturales (museos, ruinas, teatros…). Si eres estudiante no te olvides de llevar tu carnet y si no, siempre tienes la posibilidad de acudir a la famosa Kao Sand Road de Tailandia y hacerte uno (aunque sea falso).

No hay edad para formarse, ni para ahorrar


8.- Infórmate de los timos

Que en el Sudeste Asiático estafan es una realidad. Por eso antes de visitar cada lugar conviene que te informes de las triquiñuelas más comunes de cada zona y por supuesto, ser consciente de los lugares más propensos a las inflaciones de precios. Pero si aún no sabes de qué te estamos hablando, ¡no te preocupes! Para eso preparamos este post: X normas para que no te estafen en el Sudeste Asiático

Si quieres saber sobre los timos más frecuentes y lugares con más inflación del SA: pincha aquí.


9.- Libera tu móvil

 Cuantos viajeros habrán descartado hostels económicos por no tener conexión o han gastado en cafés que no les apetecía solamente por un rato de internet. Por esto, liberar tu móvil es uno de esos quehaceres obligatorios antes de salir de viaje. De esta forma podrás comprar una tarjeta SIM y tener internet donde quiera que vayas. Así dejarás de buscar y gastar por el wifi. Además las tarifas suelen ser bastante económicas. Por ejemplo en India un contrato de un mes con 1 giga de datos al día y la SIM card solamente cuesta 350 INR. Es decir unos 5$.

Olvídate de gastar y deambular por wifi.


10.- Paciencia

Puede que para ahorrar (y más con el tema de los trasportes y hoteles) la paciencia sea una de las mayores virtudes. Cuando salgas de aeropuertos, de un autobús en medio de la ciudad, o en el embarcadero de tu isla, te asaltarán 80 tuktukeros y otros tantos ofertando hostels y transportes. Respira hondo y ten paciencia. Tomar decisiones precipitadas siempre te llevarán a gastar más. Si esperas unos minutos, los precios bajarán solos.

Esperar y dejar el tiempo pasar, baja los precios


11.- Evita taxis y tuk tuks para distancias cortas

Si viajas con mochila es porque la puedes llevar a la espalda y en distancias caminables no siempre necesitas un taxi o un tuk tuk. Nosotros te animamos a usar las piernas. Ahorrarás dinero y de paso conocerás un poco mejor los lugares que visitas y con suerte rincones que de otra forma no encontrarías.

Caminar es una buena forma de ahorrar y conocer.


12.- Las agencias de transporte, solo para informarse.

En el Sudeste asiático por lo general hay muchísimas opciones en lo que transporte se refiere: transporte público, privado, mega privado y superlujo con asiento de oro acolchado. Pero todos ellos tienen un factor común: si lo contratas por agencia salen más caros.

Si quieres puedes acercarte a una agencia para preguntar recorridos, horarios etc pero para contratarlo acude a la estación/parada/muelle más cercano y comprarlo allí. Así ahorrarás la comisión que sacan (a parte de lo que te intenten cobrarte de más).

Viajar en el mismo bus de 5$ en la agencia son 10$.


13.- Viaja por la noche

Muchas veces para movernos entre destinos lejanos tenemos la posibilidad de coger un autobús o tren nocturno y sin duda alguna es una gran opción. De esta forma ahorraremos una noche en el hostal y ganaremos todas las horas de luz que invertiríamos en el mismo si lo hiciéramos de día.

Viajando de noche ahorras dinero y ganas tiempo


14.- Early check inn.

En relación con el anterior consejo surge la problemática de llegar demasiado pronto a nuestro destino y que si llegamos a un hostal de madrugada nos quieran cobrar la noche entera por unas pocas horas de sueño.

Pero… ¿Qué tu avión, barco, autobús o tren llega a las 4 de la mañana? Bueno, no te preocupes. Siempre puedes echarte una cabezadita en el aeropuerto/estación hasta que salga el sol. Una vez amanece (bastante pronto en Asia) casi nunca te cobran extra por entrar en el hostal. Así que tranquilamente puedes llegar con tu cara de dormido a las 6 de la mañana y hacer el check in que aunque vayas directo a la cama solo pagaras una noche.

Sacrificándote una o dos horas puedes reducir a la mitad el gasto en tu hotel.


15.- Evita reservar alojamiento

Obviamente este no es un buen consejo si es temporada alta y está todo lleno, pero si no es ese el caso, es mejor no reservar. Mira booking, agoda o hostelworld para hacerte una idea de los precios y del hostal al que querrías ir, pero no reserves. Acude directamente al lugar y pregunta a ver cuánto es la habitación. Dependiendo el propietario, puede que te diga un precio más barato al que viste (ya que no existiría la comisión a la página web) o, si te la quiere colar, te dirá un precio superior, a lo cual puedes contestar tranquilamente: “Bueno, es que yo he visto en internet que era otro precio y por eso vine”. En cuyo caso te saldrá igual que si lo reservaras.

Acudir en persona nunca te va a hacer pagar más


Gracias por asistir a esta clase de Finanzas de la Escuela Viajera. Esperamos que te sirva de ayuda y que puedas aplicar estos consejos en tu viaje para hacerlo algo más económico.

 

 

Si aún no has asistido al seminario de seguridad te aconsejamos que eches un vistazo al post: 10 consejos para tener a salvo tu dinero mientras viajas

Y si te ha gustado, no lo olvides, dale al like, comparte y suscríbete.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Viajamos a Tailandia este verano de mochileros!!! siempre viene bien saber estos truquillos!!! se agradecen jejeje gracias por la info!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *