10 consejos para tener a salvo tu dinero mientras viajas

Design(3)

Ya son casi 10 meses con la casa a la espalda viajando por Asia. Ordenador, iPad, teléfonos, cámaras… todo el kit y algo más deambulando por 9 países; de guest house a monasterios o directamente a la playa; durmiendo al raso o en tienda de campaña; moviéndonos en trenes, barcos, aviones, autobuses o con una y luego la otra pata… y todavía NO NOS HAN ROBADO NADA.

Por eso, quien diga que el Sudeste Asiático es un lugar peligroso, creemos que se equivoca. Aunque es cierto que a cualquiera le puede desaparecer algo, “a priori” fruto de la mala suerte, o por culpa de algún espabilado… pero ¿sabes? En la mayoría de las ocasiones, ese tipo de situaciones se podrían haber evitado.  Por eso a continuación te damos 10 consejos de seguridad viajera para que tu dinero y pertenencias estén a salvo.

La mayoría de los robos son evitables


0.- Infórmate

El más obvio pero más sabio de los consejos: Infórmate de a dónde vas. Si es seguro, si se puede andar por las noches tranquilamente, si en la playa suelen robar, si ha habido incidentes en el guest house… todos los conocimientos que tengas te ayudarán. Utiliza las páginas webs, los foros, los blogs, pregunta a otros viajero… hay millones de formas de averiguar información.


1.- Aprende a desconfiar

El primero de los consejos para evitar llevarte disgustos: Aprende que no todo el mundo tiene buenas intenciones. Tal vez en tu día a día de la vida cotidiana sería impensable, pero cuando estas a miles de kilómetros de tu hogar, con tu casa a la espalda es necesario. No dejes las cosas en cualquier lado, cierra puertas, pestillos, candados… toda precaución es poca cuando no vas a tener tus pertenencias a vista. Por ejemplo, nosotros nunca dejamos dinero en la habitación. Siempre todo encima.

No todo el mundo tiene buenas intenciones


2.- Riñonera pegada

Uno de los objetos más útiles en cuanto a seguridad en un viaje es llevar una riñonera pequeñita pegada al cuerpo. En ella lleva los pasaportes, dinero, tarjetas de crédito, etc. y no te la quites en ningún momento. Salvo, obviamente, para bañarte y dormir (dependiendo donde).


3.- Reparte tu dinero en diferentes bolsillos.

Si haces como nosotros y no dejas efectivo en tu acomodación, por lo general, cuando viajamos, caminamos por la calle con grandes sumas de dinero. Por eso, cada día, antes de salir del hotel, haz una estimación (a la alta) del dinero que vas a necesitar y coloca la cantidad que creas oportuna en un bolsillo ajeno al de las tarjetas de crédito, pasaportes y resto de cash. De esta forma, cuando vayas a pagar algo cualquiera que mire más de la cuenta solo verá lo que tienes para ese día y le tentación de hacer algo indebido será menor.

Enseñar que llevas 250$ encima no es una buena idea


4.- Organiza tu equipaje

Si viajamos cada uno con dos mochilas no es por gusto, sino porque es más práctico y seguro. En la grande irá todo el groso viajero (ropa, bañadores, pasatiempos, libros…) y en la pequeña todo lo importante (portátil, cámaras, agendas…). De esta forma solo tendrás que estar realmente pendiente de un bulto no tan pesado y que llegado el momento, como verás más adelante, podrás llevarlo contigo sin ningún tipo de problema.

2 mochilas: Una grande con cosas prescindibles y una pequeña con lo importante


 5.- Un candado propio

Para las cajas fuertes, para las mochilas, incluso para las puertas. Llevar un candado propio nunca es mala idea. En más de una ocasión nos ha pasado que el candado que te prestan tiene una segunda llave o que de repente, tu taquilla es compartida. Lleva siempre un candado contigo (aunque sea pequeñito) y tu equipaje estará un poco más protegido. Como dice un amigo mío:

Puede que no asegure mucho, pero todo consiste en no dejárselo fácil al ladrón


6.- En el hotel

Por lo general no es normal que roben dentro del propio alojamiento. A los dueños no les conviene porque pierden clientes y la mayoría de los que se hospedan son viajeros sin ese tipo de intenciones. Aun así, a veces, pasa. Por eso te hemos dado el consejo del candado. Además no olvides nunca algo en zonas comunes o cerrar las puertas.

Si duermes en dormitorios, nunca dejes objetos de valor a la vista y utiliza las taquillas. Si no las hay, pide en recepción que te guarden las cosas de valor.

Si duermes en una habitación privada, utiliza también tu candado para cerrar la puerta y si aun así desconfías un poco, esconde los objetos por la habitación. Por ejemplo nosotros dejamos el portátil y el ipad entre el somier y el colchón.

Pdt: Si te van a guardar las mochilas en el hostal (en un cuarto común generalmente) durante unas horas hasta que marches a otro lado y has hecho bien la repartición de las dos mochilas, llévate siempre la pequeña (la de los objetos importantes) contigo aunque solo salgas 5 minutos. Por mucha confianza que inspire el hostal nunca se sabe.

Pdt 2: En ocasiones ni las taquillas o cajas fuertes son lugares seguros. Para quedarte más tranquilo te aconsejamos ver los comentarios y revisiones que tiene el hotel en plataformas como hostelworld, agoda, booking o tripadvisor.

No suele ser algo frecuente, pero a veces pasa.


7.- En los transportes

Esperamos que hayas hecho la repartición mochilera adecuadamente porque este es el punto crítico en el que te puede desaparecer algo sin darte cuenta. Si coges un taxi, un coche, un autobús, un barco o hasta un avión… cualquier tipo de medio de transporte en el que tengas que separarte de tus pertenencias, sepárate solamente de la mochila grande. La pequeña va contigo. Y si no te dejan, insiste. En más de uno y más de dos overnight bus han desparecido cosas de las mochilas, sino todo el equipaje. Así que al menos lo importante tenlo contigo.

Pdt: especial atención si es un viaje largo y vas a quedarte dormido. Lleva el bulto entre las piernas si vas sentado, bajo la cabeza si vas tumbado.

En todos los transportes que cojas lleva la mochila pequeña contigo.


8.- Al salir de fiesta:

Si vas a darle al pimple, desmadrarte y estar moco, se un poco listo y deja tus cosas importantes a buen recaudo. No lleves nunca el pasaporte (y si no queda más remedio guárdalo mejor que a un hijo).


9.- Al pasear:

Nunca hemos oído a nadie que le hayan asaltado por estos países mientras andaban (y si pasase el mejor consejo es echar correr). Pero, lo que si puede ocurrir es que desde una moto o un coche metan un tirón a tu bolso/mochila. Por eso, si vas andando cerca de una carretera, lleva siempre tu mochila o bolso colgada por el lado contrario. Además en lugares muy concurridos (como mercados, calles importantes o monumentos) te recomendamos prestar especial atención a tus pertenencias, agarrar bien las cámaras y los móviles y si se tercia llevar las mochilas, bolsos y riñoneras en la parte delantera en vez de a la espalda.

Posiciona tu equipaje dependiendo la situación


10.- En la playa:

La pregunta del millón ¿Dónde meto el dinero cuando voy a la playa? Lamentablemente no hay una respuesta correcta. Muchos optan por tener preparado un bote de crema (vacío por dentro) donde esconder tus cosas y así disimular de alguna manera. También puedes optar por dejarlo debajo de la toalla, escondido en un árbol, etc. Nosotros, lo que solemos hacer es turnarnos para cuidar las cosas y si nos apetece ir los dos al agua a la vez, pedir a alguien que nos eche un vistazo (o directamente dárselo).

Pdt: si sabes de antemano que va(i)s a pasar un buen rato dentro del agua, no llevéis nada y así te evitarás problemas.


10+1 En bici o moto:

No suele ser habitual, pero si andas en bicicleta, procura no llevar cosas sueltas en el cesto de la bici. Puede pasar alguien en sentido contrario y cogerlo. Al igual pasa con las motos, donde además tendremos que prestar especial cuidado cuando dejemos algo en el locker de la misma (el compartimento de debajo del asiento), pues generalmente no funcionan muy bien.

No lleves nada en la bici o en la moto sin que esté bien enganchado.


 Gracias por asistir a esta clase de Seguridad de la Escuela Viajera. Esperamos que te sirva de ayuda y que tu viaje transcurra sin ninguna sorpresa de mal gusto.

Si aún no has asistido al seminario de económicas te aconsejamos que eches un vistazo al post: 15 técnicas para aprender a regatear.

Y si te ha gustado, no lo olvides, dale al like, comparte y suscríbete.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *